sábado, 28 de diciembre de 2013

DEDICADO A PABLO EN EL DÍA DE LOS SANTOS INOCENTES

Hoy, día 28 de diciembre, es según la tradición católica el Día de los Santos Inocentes. En este día se recuerda la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén, ordenada por el rey Herodes, quien pretendía matar al mesías (Jesucristo) y para ello no dudó en matar a todos los niños en un infanticidio sin precedentes. En Hispanoamérica y en España es costumbre que en este día se hagan todo tipo de bromas, aunque hoy, nosotros no vamos a bromear en absoluto.

Y es que en este día debemos ser conscientes de que muchos niños están viviendo en condiciones muy duras, pero si estos niños -además- tienen algún tipo de discapacidad, la exclusión social, la segregación y la miseria dan pasos de gigante. En estos momentos estamos viendo como en muchos casos las familias que tienen hijos con autismo se están empobreciendo de forma sostenida. Muchas madres deben dejar sus empleos para poder atender adecuadamente a sus hijos, quienes no reciben la adecuada atención por parte de las instituciones públicas, quienes deberían dar respuesta a esas necesidades básicas.
También debemos ser conscientes de que el acoso escolar sigue siendo la gran asignatura pendiente, México está viviendo un aumento creciente de esta situación, y que el acoso escolar alcanza niveles dramáticos en el caso de los chicos y chicas con TEA.  Y sin embargo, las políticas públicas para la prevención y extinción del acoso escolar no se han adecuado de forma eficaz a las especificidades de los Trastornos del Espectro del Autismo.
Pero además, de todo lo anterior, seguimos también con otra gran asignatura pendiente, y es la del sector de la sanidad, donde continúa existiendo una mala calidad de formación e información del personal y de los equipos médicos. Seguimos viendo como la hospitalización, o la realización de pruebas, o la visita a urgencias,…, con una persona con TEA puede ser un episodio absolutamente traumatizador.
Y no debemos olvidar, que la combinación de los factores anteriores puede en muchos casos producir finales dramáticos. Por eso hoy, en el Día de los Santos Inocentes queremos recordar a Pablo. Quien fue sometido a un trato inhumano por mor de su diferencia, quien sufrió en sus propias carnes el resultado de la ignorancia, de la intolerancia, de la desidia, y sobre todo, de la falta de humanidad de muchas personas. Pablo se quitó la vida, sencillamente no pudo soportarlo más. Muchos dijeron que fue el autismo quien lo mató, en realidad, a Pablo lo mató la ignorancia de una sociedad que no supo ni quiso entenderlo. Por eso hoy, el Día de los Santos Inocentes, lo dedicamos a Pablo, para que no se olvide, pero sobre todo, para que seamos conscientes de que en estos mismos instantes, una persona con autismo puede estar sufriendo igual que sufrió Pablo, en estos mismos instantes una persona con autismo puede estar pensando en quitarse la vida, sencillamente porque no puede soportarlo más. Hoy es el Día de los Santos Inocentes, pero durante los 364 días restantes del año, debemos ser conscientes de que sin una conciencia social adecuada, otros jóvenes pueden no soportarlo más. Que esas muerte no sigan cayendo sobre nuestras conciencias. Que la muerte de Pablo no se repita.
Vídeo de visión OBLIGATORIA, dediquen 13 minutos a saber más, a ser más conscientes de las cosas que día a día suceden.
La impotencia de PABLO y la atención psiquiátrica en personas con autismo. Un reto social