domingo, 12 de enero de 2014

EL CEREBRO DEL NIÑO. 12 Estrategias revolucionarias para cultivar la mente en desarrollo de tu hijo.


El Cerebro del Niño 12 estrategias revolucionarias para cultivar la mente en desarrollo de tu hijo.


En este libro innovador y práctico, Daniel J. Siegel, neuropsiquiatra y la experta en paternidad Tina Payne Bryson desmitifican las crisis y los conflictos, explicando los nuevos conocimientos científicos sobre cómo está constituido el cerebro y cómo madura. Incluyendo claras explicaciones, estrategias correspondientes a las distintas edades para enfrentarse a las luchas cotidianas e ilustraciones que ayudan a explicar estos conceptos a los niños, El cerebro del niño enseña a cultivar un desarrollo emocional e intelectual sano para que los niños puedan tener una vida equilibrada, significativa y conectada.  


El libro comienza con un primer capítulo en el que el autor da a conocer el concepto de la paternidad basado en la estructura del cerebro y presenta la idea sencilla y poderosa de la que parte el enfoque del cerebro pleno: la integración. Esto nos resulta bien interesante para los niños con historia de trauma de apego: el cerebro de estos niños no está integrado.

En un segundo capítulo, Siegel se centra en ayudar al hemisferio izquierdo y al hemisferio derecho a trabajar conjuntamente para que el niño pueda estar conectado con su faceta lógica y su faceta emocional.
En el siguiente apartado, se resalta la importancia de conectar el “cerebro inferior” instintivo, con el “cerebro superior” Esto reviste de gran trascendencia para todos los que trabajamos con niños víctimas de malos tratos: su cerebro instintivo está superdesarrollado porque las estrategias que el niño tuvo que poner en marcha estuvieron dirigidas a la supervivencia. La tarea, en la actualidad, cuando el niño está protegido, es ir haciendo que cerebro superior e inferior se conecten.

El capítulo cuarto explica cómo puedes ayudar a tu hijo a hacer frente a los momentos dolorosos del pasado iluminándolos con la luz de la comprensión, para poder abordarlos de una manera intencionada, consciente y delicada.
Otro capítulo de gran interés para todos los que trabajamos -o tienen niños a su cargo- que presentan pasados muy dolorosos, como es el caso de muchos niños que son adoptados o acogidos. El capítulo quinto ayuda a enseñar a los menores que pueden pararse a reflexionar sobre su estado de ánimo. Y el último capítulo pone de relieve las maneras en que puedes enseñar a los niños la felicidad y la satisfacción que se derivan de estar conectados con los demás al tiempo que mantienen una identidad única.

Tomado del blog Garabatos.