lunes, 26 de octubre de 2015

REVOLUCIONANANDO EL MODELO EDUCATIVO DEL AUTISMO

Durante mucho tiempo se basó el modelo del aprendizaje de personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) en la repetición continuada de la misma tarea hasta fijar ese aprendizaje. Repetir una y otra vez como modelo de enseñanza. Y este aspecto se extiende a todos los ámbitos, incluyendo el desarrollo del lenguaje. Aunque muchos profesionales cuestionaron este modelo de forma continuada, el mismo se sigue usando en colegios o centros de terapia, por ejemplo, a pesar de que el sistema no va a dar buenos resultados, o peor aun, va a generar aprendizajes coercitivos al desarrollo cognitivo de la persona. Este procedimiento de repetir y repetir no va a generalizar el aprendizaje, sino todo lo contrario. Por tanto, es recomendable que dada la relevancia de lo que van a leer tomen cierto tiempo para poder extraer conclusiones al respecto y poder poner en práctica los cambios que se sugieren.
Pero hay dos artículos que considero básico leer previo a continuar la lectura de este artículo, ya que contienen datos que les permitirán comprender el verdadero alcance del tema que vamos a tratar, y que influye directamente en lo que en la práctica diaria muchos profesionales ya habían caído en la cuenta, y es que repetir hasta la saciedad de forma mecánica las cosas puede ser un muy mal camino para enseñar al niño con autismo. El primer artículo que deben leer (4 minutos de lectura, contiene vídeo de 7 minutos) es el referido a “La Teoría del paisaje resaltado en el Trastorno del Espectro del Autismo”, y el segundo, un magnífico artículo de David Alejandro Torres (8 minutos de lectura), una de esas joyas que tenemos el gusto de publicar (y que generalmente obtienen escasas lecturas, algo paradójico sin duda), en “Desarrollando una realidad compartida por medio del lenguaje en niños con autismo” podrán encontrar las claves que quizá les hagan falta para poder entender el verdadero alcance de lo que leerán a continuación.
Un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience ha tocado el aspecto del modelo educativo basado en la repetición en personas con autismo y sus efectos. Para ello el equipo de investigación creo dos grupos de trabajo, 10 personas con autismo de alto funcionamiento y 9 personas para el grupo de control (Es decir, neurotípicos), quienes participaron en un estudio para evaluar la validez del modelo basado en repetición para poder enseñar habilidades y conocimientos a personas con autismo. El estudio muestra que la formación de las personas con TEA para adquirir nuevos conocimientos mediante la repetición de la información, realmente perjudica su capacidad para aplicar ese conocimiento aprendido a otras situaciones. Este hallazgo cuestiona los enfoques educativos populares diseñados para las personas con TEA que se centran en la repetición. Por ejemplo, a los niños con autismo se les puede enseñar lo que es un perro, mostrándoles una imagen de un perro,  y la repetición de la palabra “perro” una y otra vez. Pero, cuando se les enseña, a continuación, lo que es un gato o incluso muestran a otro tipo de perro, los conocimientos previos no se transfieren, y tienen que aprender esta nueva información a partir de cero.
Para ver el artículo completo pincha aquí